Inicio Opinión Embargo petrolero de Trump sin garantías de cambio político en Venezuela

Embargo petrolero de Trump sin garantías de cambio político en Venezuela

128
0
Compartir
Embargo petrolero

El panorama político, económico y social en Venezuela parece cada vez más incierto. Entre sanciones, abstención y un posible embargo petrolero el gobierno de Trump planea “desplazar del poder” al régimen dirigido por Nicolás Maduro.

A la víspera de un calendario electoral presidencial convocado por la Asamblea Nacional Constituyente, el escenario político se ha vuelto mucho más complicado y ha evidenciado el vacío de liderazgo que hay en las filas oficialistas y en la dirigencia opositora.

La sociedad venezolana vive una orfandad de liderazgo político, no existe en la actualidad un líder con una hoja de ruta que genere seguridad y confianza y funja como la figura de una posible transición política.

Ante toda esta coyuntura, el gobierno de los Estados Unidos, dirigido por Donald Trump tiene una relevancia importante. El país americano es protagonista de casi todos los movimientos políticos de Venezuela, y en los últimos meses se ha manifestado en contra de algunos funcionarios del régimen estableciendo severas sanciones, incluyendo a Nicolás Maduro.

Estados Unidos y su agenda latinoamericana

El pasado mes de febrero, el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, inició una gira por Latinoamérica para tratar asuntos correspondientes a la crisis política en Venezuela.

El funcionario dio un recorrido por México, Argentina, Perú, Colombia y culminó en Jamaica.

La intención de esta gira es fortalecer las alianzas diplomáticas y asegurar el respaldo de estos países ante próximas sanciones, y un posible embargo petrolero a Venezuela.

Ante un posible embargo petrolero

Venezuela sufre los embates en la industria petrolera debido al descenso de los precios del crudo y la mala administración de su principal estatal petrolera PDVSA. No hubo una prevención, una manutención, ni un efectivo control en esta industria para combatir semejante crisis.

Las cifras publicadas en el reporte de la OPEP señalan que el año pasado la producción promedio de crudo fue de 2,07 millones de barriles diarios, 13% más bajo que el promedio de 2016, que fue de 2,37 millones de barriles.

No obstante, Estados Unidos se ha mantenido hasta ahora como el cliente petrolero número uno de Venezuela, obteniendo 96% de sus ingresos del crudo.

Según el reporte de la Agencia de Energía estadounidense, el país recibió de Venezuela unos 600,000 barriles diarios en 2017, lo cual equivale a un tercio de las ventas de la nación sudamericana y representa el 75% del “flujo de caja”.

Por su parte, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) añade que un tercio (1,6 millones de barriles diarios) están destinado al pago de deuda con China y Rusia, además al acuerdos de cooperación con el Caribe.

Actualmente Venezuela importa desde Estados Unidos unos 160.000 barriles diarios de crudo liviano para procesar su petróleo pesado. De concretarse el embargo, las sanciones del gobierno de Donald Trump podrían ir en dos sentidos: frenar sus compras o disminuir las ventas de crudo liviano, teniendo como sustitutos comerciales a México y a Canadá.

Estas restricciones afectarian severamente a refinerías como CITGO (subsidiaria de PDVSA), Valero Energy Corp, PBF o Philips.

Todas estas cifras oficiales, indican que un posible embargo petrolero de Estados Unidos hacia Venezuela representaría un escenario catastrófico.

Embargo petrolero y garantías políticas

No existen en la actualidad garantías de un posible cambio político en Venezuela. Ni siquiera las sanciones que Estados Unidos ha aplicado contra diferentes funcionarios del régimen han disminuido los planes de Nicolás Maduro, y  sus secuaces contra el pueblo.

El economista venezolano, Luis Vicente León, señaló vía Twitter, que el aislamiento económico afectará a toda la población venezolana.

 

Por su parte, ante las próximas elecciones presidenciales, el liderazgo opositor ha decidido tomar la agenda internacional y especialmente la del gobierno de los Estados Unidos para promover la abstención en los próximos comicios.

Ante la postura opositora, el régimen está organizando una “mega elección” pautada para el 20 de mayo, lo que podría significar el apoderamiento absoluto del régimen en toda la estructura política del país.

En la víspera de un embargo petrolero y el llamado a la obtención de la oposición, todo parece indicar que una vez más el chavismo logrará su objetivo político. Las sanciones impuestas no han surtido efecto, el embargo agudizará la crisis y el llamado a la abstención cede todo el espacio al régimen.

La convocatoria de parte de la oposición de a desligarse de las urnas electorales podría significar un error político grave si Estados Unidos decide embargar a Venezuela. Si bien es cierto que las garantías que ofrece el CNE son turbias, la abstención tampoco ofrece una salida a la severa crisis.

En tal caso, ¿Valdrá la pena abstenerse ante un posible embargo?

Analísis desarollado por NNC | Revisado y Editado por el equipo editorial de NNC

Por: 220
Fotos por Wikipedia
© 2018 NEW NEWS CHANNEL 24/7, LLC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.