Compartir

Al iniciarse el pasado primero de Marzo el proceso de control de armamento y dejación de las armas por parte de las Farc, el grupo guerrillero enfrentado por más de cincuenta años al Estado colombiano.

La Misión de las Naciones Unidas responsables de la supervisión de los acuerdos de paz y su cumplimiento enfrenta problemas que pudieran afectar el calendario señalado para la realización de ese proceso inicial.

Las FARC BanderaBy MrPenguin20

Las denuncias que, oportunamente indicaron las FARC, relativas al incumplimiento gubernamental colombiano y ostensibles retrasos en el acondicionamiento de las zonas donde ha de producirse la dejación de las armas, han sido confirmadas por los miembros de la Misión de la ONU.

En efecto, para el primero de marzo, etapa inicial, se ha tenido que colocar cajas metálicas con cerraduras y alarmas, en lugar de los anunciados contenedores para el resguardo de las armas.

Dependerá entonces que se aceleren los trabajos en los campamentos zonales y, para el 31 de marzo, pueda completarse la primera etapa e iniciarse la siguiente hasta el 30 de abril dentro del plazo de 180 días. Todo lo cual debe darse por concluido en el mes de Junio.

Son 6900 efectivos guerrilleros, treinta y dos por ciento son mujeres ya desmovilizados en 27 zonas veredales y puntos territoriales, distribuidos en 14 de los 32 departamentos estimándose que deben dejar en manos de las Naciones Unidas unas 20 mil armas de diferentes calibres y poder de fuego.

Estas armas serán destruidas, fundidas y tal material se utilizará para la erección de tres monumentos que exalten la paz y serán instalados en Colombia, La Habana y en Nueva York, sede las Naciones Unidas. El General Javier Antonio Pérez Aquino está a cargo del proceso de verificación y cumplimiento del protocolo bajo las órdenes del jefe de la Misión, Jean Arnault.

La Misión de las Naciones Unidas ha dispuesto la inmediata desmovilización de los menores de edad que han estado en poder de las FARC y continuará vigilante en cuanto a los términos y plazos del proceso ya iniciado.

El plan establecido se cumple con la incorporación de Las Farc de forma progresiva a la vida civil dentro del proceso de dejación de las armas e igualmente en el cumplimiento de lo referido a la reforma agraria que, ha sido la demanda principal del grupo guerrillero y forma parte de los acuerdos firmados con el gobierno Colombiano.

El desplazamiento de los guerrilleros de las Farc, según el gobierno, podría animar a fuerzas paramilitares a ocupar los territorios abandonados y, por ello se ha dispuesto que 68 mil efectivos militares se desplacen hacia esas zonas para controlar a grupos ilegales que pretendan ocupar esos espacios del territorio colombiano.

El camino hacia la paz de Colombia no ha sido fácil. Hace veinte años sobre las armas las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia comandaban a 15.700 efectivos con adición de 9600 que conforman las llamadas redes de apoyo, equipados con armamento de primera y apoyos de países y grupos cercanos y lejanos y el respaldo económico proporcionado por el narcotráfico.

La batalla sin cesar de las Fuerzas Armadas y Policiales de Colombia y conducción determinante del Presidente Álvaro Uribe Vélez y del hoy Presidente Juan Manuel Santos para entonces ministro de la defensa, con asistencia de los Estados Unidos, debilitó de manera progresiva a la guerrilla que en el transcurso de los últimos años perdió en la mayor parte de sus comandantes.

La apuesta por la paz coloca al país enfrenta al país ante un complejo proceso como el referido a la participación en la vida política de los miembros de la FARC, y el perdón judicial para quienes fueren señalados como responsables de muertes y secuestros, o por lo menos un trato especial por tribunales igualmente especiales.

Las Naciones Unidas tienen un histórico y singular papel que cumplir en su misión de preservar la paz, la justicia y los derechos del hombre.

Sin embargo, no han cesado los tropiezos y, en una reciente encuesta Gallup de febrero 2017, el Presidente Santos recibe el 71 por ciento de desaprobación en Bogotá, Cali, Medellín, Bucaramanga y Barranquilla por rechazo a los acuerdos con la FARC.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.