Inicio America Latina Cuba Nuevo presidente de Cuba no es del linaje de los Castros

Nuevo presidente de Cuba no es del linaje de los Castros

Miguel Díaz-Canel es el nuevo presidente de Cuba en una era post-Castro

62
0
Compartir
Nuevo presidente de Cuba
Miguel Díaz-Canel es el nuevo primer mandatario de Cuba después de los Castro

Después que el mismo Raúl propusiera a quien lo sustituiría en el poder, al día siguiente – el jueves 19 de abril de 2018 – fue investido Miguel Díaz-Canel como el nuevo presidente de Cuba.

Sin la existencia de otro candidato y sin un proceso electoral masivo, este hecho político representa otra estocada comunista contra el pueblo cubano cuyo derecho a elegir ha sido impedido por largo tiempo. ¿Pero por qué este personaje? ¿Qué representa esta decisión?

Los Castro gozan del poder desde 1959, fecha en la comenzó la conocida “revolución cubana”. Tras seis décadas de hegemonía castrista en Cuba, el saldo ha dejado una mancha en la historia democrática del continente y un referente ante la opinión pública internacional de miseria y violación sistemática de derechos humanos. El fin de esta era política que dejan Fidel y Raúl llega en un momento complicado en la geopolítica mundial, pues actualmente Cuba se encuentra en un retroceso debido a la desaparición paulatina de la izquierda latinoamericana que representaría la sostenibilidad económica del fallido modelo.

El nuevo sucesor

Analistas políticos y adeptos al régimen castrista pronosticaban la continuidad de la dinastía presidencial, pues era impensable que el fuero comunista de esta “revolución” descansara en una figura distinta, o por lo menos, con otro apellido.

Foto por: Wikipedia/Creative Commons
Miguel Díaz-Canel es el Presidente de Cuba

No obstante, para algunos la noticia no fue gran sorpresa. Miguel Díaz-Canel, de 57 años y quien fuera Primer Vicepresidente, fue elegido por la Asamblea Nacional como presidente del Consejo de Estado y de Ministros, con 603 de 604 votos, en un proceso en el cual era el único candidato.

Díaz-Canel, no es un sucesor improvisado. De hecho, su trayectoria está marcada por una profunda lealtad a la revolución cubana (a pesar de no ser militar) y firmes convicciones con el modelo castrista.

Nacido en la central provincia de Villa Clara en Cuba, Miguel Díaz-Canel ha sido una pieza fundamental en la gestión de Raúl Castro. Además, se ha mantenido activo y en la palestra sobreviviendo a muchos otros candidatos que durante las últimas décadas se perfilaban como posibles sucesores, primero de Fidel y luego de Raúl.

“El compañero Díaz-Canel no es un novato ni un improvisado”

Declaró Raúl Castro en su discurso de entrega del cargo presidencial. Pareciera que la decisión fue analizada con minuciosidad.

Garantías de sucesión y legado

El nombramiento como nuevo presidente de Cuba de Díaz-Canel ha generado cierta suspicacia entre analistas políticos. Según las diversas opiniones, la preservación de era castrista en Cuba pudiera estar en peligro. Según el analista Arturo López-Levi, no hay un líder político que pueda reemplazar a Fidel Castro. “Es un error pensar que el nuevo Presidente va a reemplazar el modelo de Fidel Castro (fallecido en noviembre de 2016)—Añadió— Nadie, ni el propio Raúl, ha llenado los zapatos de un líder continental de izquierda como lo era Fidel. No hay una figura de esa estatura a la cual el liderazgo cubano pueda arrimarse”, expresó López-Levi. Y ese pareciera ser el final que tienen en común influenciadores carismáticos; ególatras que concentran el poder alrededor de su personalidad y no en una propuesta genuina que exceda sus días. El movimiento muere con ellos. Habría que evaluar a mediano plazo la gestión de Díaz-Canel para determinar con certeza la continuidad del legado castrista, pues hasta ahora, las expectativas de sucesión efectiva son ambivalentes. Por su parte, los opositores al régimen cubano sostienen que la decisión de Raúl estaba planificada y ha sido tomada en forma estratégica: una “marioneta nombrada a dedo”.

No obstante, y a pesar de las distintas opiniones, Raúl Castro insistió que elección de Díaz-Canel forma parte de una reivindicación política en la que se evitaron varios errores del pasado. “A diferencia de lo sucedido en el pasado en otros casos de jóvenes dirigentes, no cometimos el error de acelerar el proceso con Díaz-Canel—Agregó— Teníamos la absoluta certeza que habíamos dado en el clavo (…) sobre su elección (…), y de que cuando yo falte pueda asumir el cargo de primer secretario del Partido Comunista”, dijo Raúl Castro.

Esta transición política no desplaza en lo absoluto el poder de Raúl Castro en el gobierno cubano, pues el hermano del fallecido Fidel tomará las riendas del partido comunista. Según el profesor de la Universidad de California en San Diego, Richard Feinberg, Castro mantendrá su cargo de primer secretario del partido Comunista, “un cargo muy poderoso, quizás el más poderoso del país”.

Desafíos políticos y relaciones internacionales

Díaz-Canel recibe como nuevo presidente de Cuba a una nación golpeada política y económicamente, con poca influencia en la región y,  por ende, reducidas alianzas debido a la merma de los movimientos de izquierda y sus vinculaciones con casos de corrupción y violación de derechos humanos.

Las reformas económicas planteadas no fueron del todo exitosas, pues el país cerró con en 2017 con un ligero crecimiento económico de 1.6%, según admitió el propio gobierno. Esta nueva gestión probablemente se vea obligada a incentivar una economía mixta que pueda ofrecer un balance económico menos dependiente del Estado. Es posible que la figura de un presidente desvinculado al linaje de los castros funja como una pieza política estratégica para buscar cierto acercamiento en las relaciones con Estados Unidos, que con Trump han sido golpeadas bajo la dura línea republicana.

Y es que distanciarse de Cuba y echar por tierra los avances diplomáticos logrados en la era Obama pudiera ser contraproducente. Según James Williams, presidente de Engage Cuba, “si los Estados Unidos abandonan Cuba y no lideran, podemos estar seguros de que nuestros adversarios en China y Rusia llenarán el vacío, y el perdedor será el pueblo cubano”.

Por su parte, Díaz-Canel ha afirmado en tono apacible pero enfático que “la política exterior se mantendrá inalterable y que Cuba no hará concesiones en cuanto a soberanía e independencia”.

Relaciones con Latinoamérica

Venezuela, uno de los principales aliados de Cuba, atraviesa la peor crisis política, económica y social de su historia. Esta realidad ha llevado a su mínima expresión el subsidio petrolero que recibiese la isla desde inicios de la Era Chávez. Un duro golpe al sostenimiento económico de comunismo en la región.

De igual manera, la derrota de la izquierda en Argentina, Brasil y Ecuador suman al escenario adverso. Sin embargo, todo parece indicar que el nuevo presidente de Cuba insistirá en fomentar sus ideales comunistas en Latinoamérica por medio de su inteligencia, doctrina e injerencia en los gobiernos del continente. Ahora mismo, se puede ver la influencia política de Cuba en la crisis que atraviesa los regímenes suramericanos y las trágicas consecuencias que ha producido el liderazgo castrista en esos gobiernos.

Es temprano para determinar lo que ocurrirá en los próximos años. No obstante, este nuevo Presidente cubano pudiera representar tanto el fin de la era castrista como una posibilidad de radicalización.

¿Será Díaz-Canel el “nuevo Maduro” en el Continente o más bien una figura que abra el compás para un nuevo tiempo post-comunista?

¿Que opinas tu? Deja tus comentarios abajo.


Analísis desarollado por NNC | Revisado y Editado por el equipo editorial de NNC
© 2018 NEW NEWS CHANNEL 24/7, LLC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here